¿Estás padeciendo problemas de digestión? Es hora de cambiar tu dieta

La mayoría de las personas experimentas problemas digestivos en ocasiones. Son algunas de las quejas más frecuentes en las clínicas y hospitales. Pero para más de 10 millones de personas, los gases, la hinchazón, el estreñimiento, la diarrea o la acidez estomacal son comunes.

Cuando su médico no puede encontrar una razón específica al problema, se denomina trastorno gastrointestinal “funcional”, lo que significa que no hay una causa definida, lo que hace que sea aún más difícil tratarlo.

Sin embargo, en muchos casos, hay una manera de conseguir pronto alivio. “Puede haber muchas causas de estas dificultades, pero usualmente, si no podemos señalar una cosa, cambiar la dieta podría ayudar”, dice Robert Hirten, profesor asistente de medicina y gastroenterología en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai. En Nueva York.

Aunque las interrupciones digestivas crónicas justifican el cuidado de un médico, “habitualmente, cerca del 80% de los pacientes se beneficiarán de algún tipo de intervención dietaria”, dice Melissa Phillips, nutricionista clínica del Centro de Salud Digestiva del Sistema de Salud de la Universidad de Wisconsin.

Aquí te mostramos estrategias de alimentación que podrían ayudar a mantener su tracto gastrointestinal en buen funcionamiento.

Dieta Mediterránea

Su sistema digestivo está lleno de bacterias saludables (piense en probióticos) y otros microorganismos que ayudan a la buena digestión, fortalecen su inmunidad y ofrecen beneficios generales para la salud.

Una dieta de estilo mediterráneo, rica en frutas, verduras, granos integrales, legumbres, aceite de oliva y nueces, con un poco de pescado, productos lácteos y carne delgada, suministra fibra para alimentar bacterias saludables. Y el aceite de oliva contiene polifenoles antioxidantes que ayudan a controlar la inflamación.

Una dieta de estilo mediterráneo también es baja en azúcares y alimentos procesados, dos elementos que son importantes para un intestino saludable, dice Hirten.

Aumenta tu fibra

Incluso si no cambia a una dieta mediterránea, debe consumir muchos alimentos ricos en fibra: tales cómo frutas, verduras, granos enteros y legumbres. Comer por lo menos 30 gramos de fibra al día puede ayudar a normalizar la diarrea y el estreñimiento, dice Hirten.

Hay dos tipos de fibra. La fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol y posiblemente el azúcar en la sangre; Las fuentes que la incluyen son: manzanas, avena y legumbres. La fibra insoluble que ayuda a aumentar las heces y promueve las contracciones en los intestinos que lo impulsan a través de su sistema; Las fuentes que la incluyen son: trigo integral, crispetas y vegetales verdes.

“Si sufre de estreñimiento, consuma más fibra insoluble”, dice Phillips. “Si tiene diarrea, opte por fibra más soluble”. Pero constantemente agregue fibra en su dieta. Si intenta hacerlo todo de una vez, puede agravar sus síntomas.

Bebe suficiente agua

La fibra absorbe agua, haciendo que las deposiciones sean más suaves y fáciles de expulsar. Si está deshidratado, la fibra será menos efectiva y puede sufrir más síntomas digestivos.

No hay una guía determinada para la cantidad de líquido que se debe tomar, pero 8 tazas al día es muy recomendable para la mayoría de las personas. Phillips dice que la leche, el agua, el agua con gas, los jugos y las bebidas sin cafeína cuentan para su consumo diario, pero el agua es la mejor de todas las bebidas. El agua con gas, la leche y el jugo a veces pueden inducir hinchazón.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*